Osteocondrosis y accidente cerebrovascular: cómo son las enfermedades, los síntomas, la rehabilitación después de la hemorragia en el cerebro

La osteocondrosis es una enfermedad en la que tiene lugar la destrucción gradual del tejido cartilaginoso de los discos vertebrales.

¿Puede la osteocondrosis cervical provocar un accidente cerebrovascular y en qué se basa?

La alteración aguda de la circulación sanguínea en los tejidos del cerebro, acompañada de daño y muerte de las células nerviosas, en algunos casos termina en un desenlace fatal.

Esto sucede por varias razones: compresión y estrechamiento de los lúmenes de los canales vertebrales, abuso de alcohol, edad y enfermedades hereditarias.

¿Hay una conexión entre las enfermedades?

Si la osteocondrosis y un accidente cerebrovascular están conectados? A nivel del sexto segmento cervical, las arterias vertebrales entran al canal vertebral. Suministran sangre al cerebro y las estructuras faciales, suministrando oxígeno a las células y nutrientes valiosos.

El "centro de control" principal del cuerpo humano envía "señales" a la médula espinal, que las transfiere a los órganos internos y viceversa. Por lo tanto, las violaciones de la actividad cerebral afectan el trabajo de todos los sistemas.

Los síntomas de la osteocondrosis cervical no son evidentes de inmediato, pero con el paso del tiempo. Los discos intervertebrales pierden humedad, se vuelven más delgados y sus bordes pueden presionar las raíces nerviosas y las arterias vertebrales.

El paciente experimenta todo el complejo de síntomas, característico de la osteocondrosis y la falta de oxígeno del cerebro. Por lo tanto, existe una estrecha relación entre las dos enfermedades, y estos signos son un precursor peligroso de un accidente cerebrovascular.

En grados leves de osteocondrosis de una vida humana no puede amenazar a nada, aunque la enfermedad pasa en forma crónica y "se recuerda" constantemente. Pero con sus etapas severas, el accidente cerebrovascular es un fenómeno que se diagnostica en cada tercer paciente.

Es importante reconocer a tiempo los primeros signos de alteración aguda del suministro de sangre al cerebro para proporcionar al paciente atención médica de emergencia. Si no lo haces a tiempo, el proceso de muerte del tejido cerebral puede llevar a la muerte biológica.

Síntomas

¿Puede haber un derrame cerebral con osteocondrosis cervical si la enfermedad vertebral es leve? Tal amenaza es improbable, pero aún existe.

Depende de la observancia de las medidas preventivas, la presencia de malos hábitos, la nutrición y muchos otros factores que pueden socavar gravemente la salud del paciente y afectar negativamente a la condición de la columna vertebral.

Si los datos obtenidos durante las fotografías demuestran claramente que la lesión no solo afectó las vértebras, sino también las arterias, así como la médula espinal, entonces, además de los síntomas graves, el paciente se ve amenazado con una posible hemorragia cerebral.

Los siguientes signos deben ser alertados:

  • los dolores de cabeza ocurren más a menudo, duran más y se vuelven más intensos;
  • hay condiciones preoclusivas;
  • altera los mareos fuertes, puntos oscuros y manchas delante de los ojos;
  • de vez en cuando puede haber una sensación de escasez aguda de aire;
  • el paciente puede experimentar una sensación de frío y calor, después de lo cual el cuerpo se cubre con un sudor frío.

Los síntomas son periódicos o preocupantes. El accidente cerebrovascular puede ser desencadenado por sobreesfuerzos nerviosos, el uso de una gran cantidad de alcohol o la toma de un medicamento que afecta la actividad cerebral.

Recuperación después de un golpe

Si no se pueden evitar las hemorragias en el cerebro, el éxito de las medidas de tratamiento depende directamente de qué parte del cerebro haya una hemorragia y qué tan extensa sea la zona de la lesión.

En micro-accidentes cerebrovasculares, una persona se recupera en unas pocas semanas, con la parálisis de la mitad del cuerpo o la inmovilidad completa, el tratamiento puede durar años.

Los ejercicios de apoplejía deberían comenzar con movimientos pasivos.

Como regla, uno de los familiares visita regularmente al paciente y ayuda a realizar los procedimientos prescritos.

Primero, se realiza un masaje de calentamiento, desde las manos hasta los hombros, desde los pies hasta las caderas. Después de esto, se realizan los movimientos deslizantes flexoextensor con los brazos y las piernas. El paciente mismo no puede realizar los ejercicios, es ayudado por un visitante o un paramédico.

Independientemente, una persona después de un accidente cerebrovascular puede hacer lo siguiente: en su mente se imagina que la sensibilidad anterior vuelve a los dedos.

Sorprendentemente, el trabajo mental produce resultados extraordinarios: las partes inmóviles del cuerpo comienzan a sentir calor, frío y tacto.

Es necesario mostrar paciencia y firmeza en la lucha contra una enfermedad grave. Llamar a la enfermedad "a duelo" y ganar en esta lucha solo puede ser la más obstinada.

Loading...