¿Puede un dolor de espalda baja con hemorroides?

Las hemorroides causan dolor de espalda generalmente en una etapa descuidada. Esto se debe al hecho de que los trombos en el nodo abandonado son demasiado grandes y empeoran significativamente la circulación sanguínea. Esta condición está llena de complicaciones, incluido el proceso necrótico de los ganglios. Para prevenir tal complicación, visite al proctólogo antes si la parte baja de la espalda con hemorroides comenzó a doler.

El cuerpo en este punto ya está al borde del agotamiento, y los tejidos inflamados pueden comenzar a morir. Recuerde que la ayuda médica lo ayudará a combatir una enfermedad desagradable mucho mejor que la automedicación y las recetas populares.

Dolor con hemorroides

Hemorroides asintomáticas

Las hemorroides a veces no crean dolor, ni en la parte inferior de la espalda ni en el ano. En algunos casos, esto ocurre solo durante el período de su desarrollo en los primeros días, cuando los ganglios aún no están sujetos a coágulos de sangre, no se inflaman ni se abandonan. Pero si estos procesos ya han comenzado, las hemorroides a menudo se hacen sentir principalmente por el sangrado anal. Después de manifestar este síntoma, el desarrollo del proceso patológico se vuelve más activo y comienza el dolor, incluso en la región lumbar.

No importa si el ano o las hemorroides son indoloros, es mejor visitar el consultorio del proctólogo lo antes posible.Cuanto antes prescriba el tratamiento el médico, más pronto terminará la exacerbación de las hemorroides.

Irradiando el dolor

No solo las hemorroides en sí son una patología dolorosa e incómoda, por lo que incluso el dolor con ella no puede limitarse al área del ano. Con hemorroides, no solo el lomo sino también las áreas adyacentes (estómago, sacro, espalda, cóccix) pueden estar enfermas. Debajo de la cavidad abdominal puede doler después de que las hemorroides ya se hayan inflamado y caigan del recto.

Una persona sufre de una evacuación intestinal difícil, debido al estreñimiento acumula heces en el intestino grueso. El intestino hacinado y lacerado comienza a doler, las sensaciones de dolor le dan a la parte inferior del abdomen, la parte baja de la espalda. Al pasar, una sensación de pesadez en la cavidad abdominal, aumento de la formación de gas.

Por lo general, los ataques de dolor dorsal indican que el paciente tiene procesos patológicos en la columna vertebral. Pero ocasionalmente, puede ocurrir que el dolor de los nudos caídos comience a ceder en la espalda y la cintura. Por lo general, esto sucede cuando una persona no cambia su posición durante un tiempo prolongado y la sangre se adormece. Solo trata de no quedarte mucho tiempo en la misma posición.

El dolor particularmente severo puede irradiar al azar a diferentes partes del cuerpo, crear una sensación de dolor en todas partes. Pero el área más cercana al ano y, en consecuencia, hemorroides - cóccix. Las hemorroides también pueden causar lesiones purulentas que afectan la región coccígea y sus nervios.

Cerca del ano hay muchos nervios. Si el paciente no visitó al médico y no recibió tratamiento, el dolor puede volverse más fuerte y comenzar a administrarse en la región lumbar. Por lo tanto, la inflamación es particularmente fuerte y el nódulo está fuertemente fijado con un trombo. El paciente en esta etapa de la enfermedad es difícil no solo para sentarse, sino también para pararse y caminar. El lomo empieza a doler demasiado, y debes usar analgésicos potentes para eliminar estos síntomas.

Debe recordarse que la irradiación en la espalda y el dolor lumbar con hemorroides es un signo de una forma de patología descuidada. En este punto, debe olvidarse de la vergüenza y la incomodidad psicológica, correr a toda velocidad hacia el proctólogo.

Mira el video: Hemorroides Internas y Externas en el Ano: Síntomas - Características (Febrero 2020).