Síntomas y prevención de protrusión del disco difuso

La protrusión difusa del disco es una patología del sistema musculoesquelético, en la cual el núcleo pulposo, contenido en los discos intervertebrales, se extiende más allá del anillo fibroso, pero no lo destruye. La palabra "difusa" en nombre de la enfermedad se explica por el hecho de que los cambios generalmente involucran no uno sino varios segmentos vertebrales. El número de focos patológicos y el área de su localización a menudo explican el desarrollo de un cuadro clínico particular.

Tipos de patología

La clasificación más utilizada de protrusiones para la columna vertebral afectada.

En este sentido, desviarse de la norma:

  • cervical;
  • torácica;
  • lumbar.

En la clasificación de la atención se presta a la localización, ya que está relacionada con la manifestación de la mayoría de los síntomas. Por ejemplo, el desarrollo de la difusa protrusión del disco L4-L5 conduce a la formación de la llamada síndrome de forma de pera en la que el paciente se queja de dolor en los músculos de los glúteos asociados con sujeción del nervio ciático. Si se desarrolla saliente S1 L5 disco, el paciente se queja de "síndrome de cauda equina", en la que se pierde gradualmente la sensibilidad de las extremidades inferiores.

Si la patología es muy descuidada, entonces el asunto puede incluso llegar a la parálisis.

Además de la localización de la patología de la columna vertebral que es importante para la dirección de protuberancia, que también se influye en gran medida la manifestación de ciertos síntomas.

La dirección puede ser:

  • central, en el que se comprimen las raíces espinales;
  • traseroEn el que las raíces se presionan no siempre, pero a menudo hay quejas sobre el dolor que se irradia;
  • lateral, que rara vez se hacen sentir por cualquier síntoma y son detectados principalmente por casualidad.

El saliente posterior difusa considerado el más peligroso, ya que en cualquier momento puede conducir a una fuerte compresión de las raíces y paralizar humano.

Causas de la enfermedad

Hasta ahora, las razones exactas para el desarrollo de la protuberancia difusa instalados.

Se cree que la formación de esta patología puede contribuir a:

  • La presencia de osteocondrosis, que no se trata;
    varias lesiones traumáticas de la columna vertebral
  • una columna en la anamnesis;
  • osteoporosis;
  • la herencia como subdesarrollo de tejido conectivo, que es por eso que no son capaces de realizar plenamente sus funciones y para apoyar el marco de la columna vertebral;
  • embarazo severo o trauma de nacimiento de la madre en el parto;
  • diversas anomalías del tipo congénito.

Aumenta la probabilidad de la enfermedad de factores de riesgo como la falta de actividad física, la presencia de malos hábitos y el paciente anciano.

Algunos médicos creen que el desarrollo de la protrusión es el primer signo de cambios degenerativos y distróficos que comienzan en el cuerpo humano, pero no hay una confirmación más completa de esta teoría. Un papel importante en la formación de la enfermedad se atribuye a la ingesta insuficiente de vitaminas (especialmente la vitamina D, responsable de la resistencia ósea), la alteración de la absorción de nutrientes y los cambios hormonales. En consecuencia, en la zona de riesgo no son solo los ancianos, para quienes la patología del tracto gastrointestinal no es poco común, sino también las mujeres en la menopausia, ya que se enfrentan a cambios hormonales potentes.

Otro grupo de riesgos que a menudo se pasan por alto son los pacientes con trastornos endocrinos crónicos en varios órganos. También pueden enfrentar la protrusión.

Sintomatología

A pesar de la diferencia en las manifestaciones clínicas, la protrusión del disco l5 s1, como cualquier otra patología de este tipo en otros niveles, puede ser asumida por el paciente de forma independiente.

Para esto, es necesario evaluar la presencia de síntomas tales como:

  • frecuentes sensaciones dolorosas en la región de la columna vertebral, que se intensifican al realizar ciertos movimientos;
  • una sensación de entumecimiento en las extremidades inferiores que, a medida que la enfermedad progresa, puede elevarse más, lo que a menudo preocupa al paciente, obligándolo a consultar a un médico;
  • sensación de piel de gallina en la zona lumbar u otra área afectada de la patología;
  • rigidez, movimientos limitados en la columna vertebral, incapacidad para realizar completamente las acciones disponibles previamente;
  • elasticidad insuficiente de las estructuras musculares, una disminución aguda de su tono;
  • Sensación de hormigueo cuando se realizan movimientos de flexión o extensores en la columna vertebral.

Es importante tener en cuenta que inicialmente el dolor será estrictamente localizado, sin la sensación de entumecimiento o inmovilidad. Síntomas adicionales aparecerán a medida que la patología progresa. La parálisis de las extremidades inferiores es causada principalmente por la protrusión del disco l5 s1, que no fue sometido a tratamiento.

Diagnostico

Si se sospecha una protrusión difusa, se aconseja al paciente que visite a un médico y se someta a una serie de exámenes que confirman o desmienten el diagnóstico.Es importante recordar que la protrusión de los síntomas puede ser común a varias otras enfermedades, por lo cuidadosa diferenciación es muy importante que no debe confundirse con una estrategia de tratamiento adicional.

protrusión difusa de discos intervertebrales - un diagnóstico que no se coloca únicamente sobre la base de los síntomas que se encuentran en un paciente y se estableció en el transcurso de la recepción de la historia clínica. Se necesita una confirmación, que en la mayoría de los casos se puede obtener utilizando la técnica de diagnóstico de MRI. Este método permite determinar en qué estadio de la enfermedad, así como a hacer suposiciones acerca de las razones de su desarrollo.

El diagnóstico necesariamente no solo debe establecer el grado de protrusión, sino también la causa del desarrollo de la enfermedad. Sólo después de establecer la causa puede comenzar el tratamiento adecuado, que no sólo alivia los síntomas y ayudar a hacer frente a la enfermedad.

Enfoques a la terapia

Hoy en día, la protrusión difusa de los discos se trata de tres maneras principales. Ellos incluyen:

  1. Medicinas.

Si la enfermedad no se expresa demasiado, se le pueden recetar medicamentos al paciente como terapia.Los fármacos utilizados principalmente del grupo de los agentes anti-inflamatorios (tales como esteroides y gormonosoderzhaschie, dependiendo de la actividad del proceso inflamatorio), relajantes musculares (medicamentos que pueden aliviar los espasmos musculares, que a menudo conducen a la formación de dolor); condroprotectores (medios destinados a proteger las estructuras cartilaginosas de los discos intervertebrales contra la destrucción).

Además, desde el uso de drogas puede ser recomendado complejos multivitamínicos o estimulantes biogénicos que pueden mejorar el flujo sanguíneo a la zona afectada, activar el metabolismo.

  1. Reflexoterapia.

Estudios recientes han demostrado que junto con medicamentos utiliza eficazmente diversos métodos de la acupuntura, fisioterapia, terapia de ejercicio. Con la combinación correcta con la medicación a veces no logra hacer frente incluso con la patología grave, si la combinación de técnicas realizó correctamente.

  1. Cirugía

En casos raros, el tratamiento quirúrgico es utilizado por los médicos. Se recomienda su conducta si el saliente está progresando rápidamente, y las terapias conservadoras no ralentizar el proceso y no proporcionan un efecto terapéutico pronunciado.

Importancia de una nutrición adecuada

Si se ha desarrollado la protrusión intervertebral, una buena nutrición en terapia será la dieta correcta, que muchos pacientes descuidan con franqueza. Se recomienda revisar su dieta en la raíz, agregando tanto como sea posible varios alimentos que ayudan al cuerpo a combatir la enfermedad. Los alimentos deben ser ricos en vitaminas, micro y macro elementos útiles, que son necesarios para el sistema óseo.

Lo mejor es incluirlo en la dieta diaria:

  • varias verduras y verduras;
  • productos de frijol;
  • leche fermentada y productos lácteos;
  • nueces;
  • platos con gelatina (en gelatina, frío);
  • caldo de carne.

Además de los productos recomendados, también hay una lista de manjares, de los cuales se recomienda rechazar al menos durante el período de tratamiento en la fase aguda de la enfermedad.

Entonces, por ejemplo, no se recomienda comer todo demasiado salado, frito, ahumado. Es mejor excluir también el café y los productos, que incluyen una gran cantidad de tintes y sabores.

Posibles consecuencias negativas

Un protrusión de tipo difuso es una patología que afecta agresivamente los tejidos que lo rodean. Especialmente afectado por la estructura de la médula espinal, que puede conducir a diversas violaciones de la sensibilidad, las habilidades motoras, interrumpen el trabajo de los órganos internos.Si se retrasa con el tratamiento de especialistas, la protrusión se puede transformar en una hernia intervertebral, que ya es una grave amenaza para la vida y la salud.

Además de transformar la protrusión en una hernia, también es posible sujetar severamente las estructuras de la médula espinal por el defecto original, si tiene dimensiones suficientemente grandes o una localización incorrecta. Al mismo tiempo, si el suministro de sangre de la médula espinal no se restablece de manera oportuna, al igual que su libertad, uno puede enfrentar la muerte de las células nerviosas, lo que puede conducir a la parálisis, pérdida de la capacidad de funcionar en algunos órganos.

La protrusión solo parece ser una enfermedad segura del sistema musculoesquelético. Sin embargo, esto está lejos del caso. Si el paciente ignora la patología, no se toman medidas para deshacerse de ella, es decir, el riesgo de encontrar una serie de complicaciones muy desagradables.

Medidas preventivas

Todo el mundo sabe que es mejor prevenir el desarrollo de la enfermedad que tratarla más adelante. Protrusión de los discos espinales no es una excepción. Por supuesto, incluso la implementación perfecta de recomendaciones preventivas no asegurará contra el desarrollo de la enfermedad en un 100%, pero reducirá significativamente la probabilidad de encontrar zabolevaniya.

Se recomiendan personas con tendencia a enfermedades del sistema musculoesquelético:

  • monitoree cuidadosamente sus alimentos, abandonando los alimentos dañinos, dando preferencia a alimentos saludables, ricos en vitaminas, minerales y nutrientes;
  • peso de control (el aumento de peso conduce a un aumento en la carga en la columna vertebral, que puede contribuir a la formación de protuberancias);
  • participar en deportes ligeros o al menos renunciar a un estilo de vida sedentario (diariamente haga pequeñas caminatas al aire libre, realice complejos gimnásticos livianos);
  • regularmente se someten a exámenes médicos para no perderse el momento del desarrollo de la patología;
  • controlar las enfermedades crónicas de todos los órganos y sistemas, sin permitirles alcanzar la etapa de descompensación (se presta especial atención a las enfermedades metabólicas y las patologías endocrinas);
  • por recomendación de un médico, puede usar un corsé que reducirá la carga de la columna vertebral en pacientes cuyo trabajo esté asociado con el esfuerzo excesivo de esta parte del cuerpo.

Protrusión es una patología insidiosa que puede caracterizarse por una ausencia prolongada de cualquier síntoma.Debido a esto, el paciente no está inmediatamente en la recepción de un especialista y recibe ayuda calificada.

Si aparecen los primeros signos de la enfermedad, se recomienda abandonar los intentos de autotratamiento y buscar ayuda profesional. Este simple paso evitará que la protrusión se convierta en una hernia, que no solo es más difícil de tratar, sino también más peligrosa debido a consecuencias imprevistas para la vida y la salud.

Mira el video: Protrusión de disco o discal - Qué es, causas, síntomas y tratamiento (Febrero 2020).

Loading...